lunes, 6 de agosto de 2007

No quiero saber quién fue.

En un bosque escucho insectos cantar. Me detengo a oír la música que sale desde los rincones verdes de la naturaleza. Por ahí pasa un pájaro que me deslumbra el alma con su forma lucida de volar y gritar. Pasa con toda su libertad volando por el aire puro. Un sonido repetitivo me mantiene en el lugar sin alejarme de la belleza tropical que me rodea. Un disparo y todo se fue a la mierda.

2 comentarios:

Anabella dijo...

Es que cuantas veces se nos va todo a diferentes lados por la poca sabiduria que tiene el ser humano, o que tenemos en algunos casos.
Si no sabemos disfrutar de lo que poseemos, de lo quesoñamos, de lo que necesitamos para ser cada dia un poco mas. Si aun estamos sentados esperando que las sensaciones nos aturdan por no atrevernos a ver mas alla de lo que somos o deseamos ser....
Es que no tenemos la capicidad de darnos cuenta que esas cosas que nos perturban somos cada uno lo que tenemos que ponerles un fin para poder seguir volando con la locura que nos regala la vida...
Gracias por traerme a este espacio....Seguire viniendo...

mutante cosmico dijo...

Era un chicle, era un chicle, no un disparo. Pero habia un micrófono. O fue una puerta que se cerró de PRONTO. ¿O un cazador? Fue el viento que trajo un balazo , un ser que decidía abandonar el cuerpo y pasar a próxima vida. Ya nos vamos a volver a ver.