miércoles, 24 de octubre de 2007

Chupado por malos aires.

Al finalizar el trámite del día, aquél que le llevó desde las 7 am. hasta las 10 am., se dirigió a tomar un chopp con maní en un bar muy piola con vista al arte humano. Después de haberse sambuyido en ese helado vaso de cerveza bien fría y gaseosa encaró un ritmo a paso lento agasajando la locura de la humanidad que vive en grandes maquetas como la ciudad de Malos Aires, Buenos Aires, perdón. Pues, él no tiene otra cosa que pensar, analizar, despejarse, relajarse y hacer tiempo para su hora de partida que lo llevará nuevamente a su vida rutinaria, como la que realizan los seres humanos de este gigantesco block de cemento porteño.
Al caer la hora del almuerzo lo acompaña un buen vino que hace que él tenga una caminata más rítmica que otras. Así, con la panza llena cae a la gran plaza francia para sentarse a fumar tabaco en una galería que intenta dar un poco de aire por su onda playera y frutal. Allí observaba la gente que pasaba, observaba al mundo moverse, cada uno con sus historias, sus pensares, sus problemas, sus peinados, etc.
Y se mandó un trago llamado piel de iguana (vodka, kiwi, limón, hielo, creo que es así) por lo que ya podía admitir de su estado anormal. Luego se cansó y fue a tomar una birra de litro en otro barsucho y ya estaba borracho con ganas de dormir. Se paró para buscar un buen sector de cesped para tirar su cuerpo pero un aroma lo llevó al origen del mismo. Allí se puso re loco y al despedirse de sus amigos de 20 minutos y nunca más, decidió ir a charlar con una vagabunda. Ella, de una edad de unos 60 o 70 años aproximadamente se encontraba sentada sobre las escaleras de un monumento con su radio y un bolsito gastado y agujereado. También le faltaban la mayoría de los dientes.
Él:- hola señora, ¿Cómo anda?
Señora:- (mira a él y sáca la vista para volverla al horizonte)
Él:- ¿Señora puedo charlar con usted?
Señora:- (Vuelve a mirar y sáca la vista nuevamente)
Él:- (se sienta a unos 5 metros de ella por temor a ser herido o a alguna avalancha de locura por la vieja) Me intriga su cabeza señora... ¿Qué escucha en esa radio?
Señora:- (vuelve a mirar y a volverse en lo suyo)
Él:- Señora, tranquila que no soy policía ni ningún hijo de puta...
Señora:- (Mira a él, rie 5 segundos y vuelve a lo suyo con su radio que la usaba para taparse la cara, quizá estaba tan atenta a lo que emitían que se la acercaba al oído o quizá no quería relacionarse con alguien del otro mundo como él, quién lucía con ropa más limpia e una imagen general de alguien con monedas en los bolsillos o con objetivos en la vida, o en el día, o quizá...)
Él:- ¿Señora que piensa?
Señora:- Nada.
Él:- ¿La estoy molestando?
Señora:- Si.
Él:- No pero tranquila, seamos amigos dele...
Señora:- No
Él:- Bueno no quiere charlar conmigo entonces...
Señora:- No
Él: Bueno chau señora disculpe por interrumpirla.
Señora:- (siguió con la misma pose bastante tiempo más hasta que él se cansó de verla y no se supo más de la doña)
Por lo tanto, caída la noche, él, luego de tomarse una lata de birra en la terminal decidió subirse al bondi como perro al sofá del living de una casa. Palmó hasta que sonó el despertador de la ciudad cordobesa anunciando que ya era hora de nacer, hoy, 24/10/2007, era hora de volver con las rutinas de la vida.

2 comentarios:

*AntagoniSta* dijo...

Buenos días... pero qué linda mañana... señora, por qué tiene esa cara tan triste?... triste!?, pero qué atrevido!!... yo quiero a la gente, me gusta la gente... y si no hablo con la gente, me siento muy solo.., ¿o ud. no se siente sola, señorita apurada?... buen día señor; tome una margarita para el saco.
Y así, con una voz increíblemente alegre se acercó hasta mí. Yo ya lo conocía, lo había visto muchas veces hablando solo, con los ojos azules y límpidos fijos en una distancia color amanecer, lo había visto derramando su "buen día señor, buen día señora", como si fuera con una regadera de palabras humedeciendo el tiempo.
Y había visto también el enojo, la sonrisa burlona o la simple indiferencia de la gente que pasaba a su lado. Algunos insultándolo y otros sin mirarlo siquiera como si no existiera.

A veces... o casi siempre, por desgracia, la gente lo llama el loco que dice "buen día". Pero es el único ser que vi con una flor en el ojal en primavera y que en vez de llevar pañuelo en el bolsillo, lleva una paloma blanca picotenado el aire leve. Y en vez de tener los ojos empañados de envidia, de tristeza, de rencor... los tiene abiertos y hondos, se puede ver en ellos lo que siente.

Será que es atributo de pocos, mantener el niño ingenuo que llevamos dentro. Será que las estructuras de las personas "grandes" establece que para ser amigos se debe responder a un complicado cuestionario, lleno de signos y de números. No pueden decirle "buen día" a la gente que se cruza en las calles, por el miedo de ser tildados de locos, como ese hombre que se ganó ese título por haberme regalo un jazmín y le va cantando al sol y a la ternura, estremecido por la alegría del trompo y la calesita que da vueltas en el mundo de los niños.

Locos somos los otros, los que miramos con angustia los relojes, los que no estrechamos las manos de quienes no nos muestran el documento de identidad y no tienen bien lustrados los zapatos, lo que ponemos vidrio de distancia entre nosotros y los demás... con la excusa de protegernos. Bah, por temor a darnos, a mostrarnos, a que nos llamen locos.

Yo también me pregunto que melodía esconderá ese personaje de imagen distinta en aquella radio, en busca de que verdades habrá tildado su vida... camino en busca de explicaciones, no para mí. No. Sinó para ella, para hacer que entienda que tan inferior soy a su lado...

Entre birras, tragos y vinos, algunas verdades salen a la luz. Es mi momento, así que mejor cierro los ojos esperando que suene mi despertador, sé que mañana mi rutina puede cambiar, solo depende de mí.

Lindo día el que naciste... Feliz Aniversario para vos.

el silencio dijo...

guau, sin palabras... solo un gran aplauso.
me gusta tu punto de vista, locos son los otros y ellos la tienen clara. Claro. ¿Se pondrán mal en algun momento? ¿Se quejarán de algo?
muy bueno tu divague!!! me encanto!
El mundo cometió un gran error, y los sigue cometiendo...
¡besos!